Loading...

San Martín y la historia del vino “novello”

Home / Artículos / San Martín y la historia del vino “novello”

El 11 de Noviembre se festeja a San Martín y en Italia existe una historia que une a este santo con el vino, si no la conoces, espero que la disfrutes:
Empezamos… por el principio.
La leyenda de San Martín nos cuenta que Martín de Tours, hijo de un tribuno de la legión romana, ocupaba un cargo importante del ejercito en Galia -hoy Francia- y se dice que una noche de noviembre mientras montaba en su caballo vio a un pobre viandante que tiritaba de frío; compadeciéndose de su suerte, Martín bajo de su montura y con su espada partió su capa de lana en dos, dándole una mitad a quien más la necesitaba.
Esa misma noche Martín, -en ese entonces un soldado romano de alto rango, no católico- tuvo un sueño en el que vio a Jesús utilizando su capa y contándole a los ángeles la historia de su generosidad. Este sueño lo impresionó grandemente, tanto que al despertar abandonó cargos y privilegios militares y partió en peregrinación, convirtiéndose más tarde en uno de los primeros Santos no mártires de la iglesia católica.
El porqué su historia se liga al vino novello o vino nuevo, es el siguiente:

En Italia existen dos dichos al respecto; “A San Martino ogni mosto diventa vino” traducido como: En el día de San Martín, todo mosto se convierte en vino. Y el segundo, que es simplemente: “Fare San Martino”  “Hacer San martín” usado como sinónimo de: Mudarse o emprender el camino.

Y si se preguntan como es que se ligan las dos historias al vino, sean pacientes, continúen la lectura y serán recompensados!

Resulta que el 11 de noviembre, día de este Santo, (debido a causas meteorológicas y científicamente probadas – según dicen los entendidos-) el día en Italia suele ser soleado y la temperatura nocturna menos fría, de hecho, este fenómeno es conocido como la estate di San Martino o el Verano de San Martin, que para los creyentes, es un recordatorio de la bondad de éste para con el hombre que pasaba frío y el ayudo a cubrirse.

La agradable temperatura de este día, que al parecer era ya así desde tiempos antiguos, hacía que por estás fechas, los campesinos y recolectores que no hubieren sido “contratados” para la siguiente estación agrícola con su “patrón”, se despidieran de patrones y amigos y emprendieran la marcha en busca de una nueva tierra donde pasar el invierno. He aquí el porqué de: Fare San Martino o Hacer San Martín se refiere a mudarse.
Ahora bien, sí los campesinos se mudaban, pero no sin antes haber pasado una tarde festejando y comiendo por ultima vez con todo el grupo; era común que para estás comidas grupales y festivas se sacrificarán algunas piezas de ganado para comer, generalmente piezas con cuernos – historia que hace ligar a este santo con otro tipo de festejos menos simpáticos, pero esa es otra historia que hoy no contaremos aquí- y regresando al tema que nos ocupa;

ya habrán adivinado que esa carne recién cocinada, rostizada y fragante, no iba a comerse sola o a seco… era necesario sin duda acompañarla de una buena bebida…y que mejor acompañante para el banquete que el vino Novello o vino nuevo, que no era otra cosa que el mosto de las uvas recién vendimiadas en septiembre, que para éstas fechas ya se había convertido en vino,… y es por eso queridos amigos que: A San Martino ogni mosto diventa vino!

Saludos & Salute

síguenos en:
Facebook Twitter