Loading...

Primitivo: el Merum o el vino “Puro”

Home / Artículos / Primitivo: el Merum o el vino “Puro”

Dieciocho generaciones antes de la guerra de Troya, según el historiador griego Dionisio de Halicarnaso, el Rey  Licaón también conocido como “el hombre lobo”  por su calidad antropomórfica,  partió de su reino en los Balcanes atravesando los mares Egeo y Jónico con sus hijos repartiendo entre ellos algunas de las tierras del sur de la península itálica; Enotrio se aposentó en las tierras de Lucania y Campania (a él seguramente debemos el nombramiento de Italia como Enotria “tierra de vinos”). Otros de sus hijos, Daunio y Peucezio colonizaron la Apulia (Región localizada en el tacón de la bota Italiana).

Es en las tierras de Peucezio donde se produce el vino milenario que hoy nos ocupa: El primitivo.

merum-vino-primitivo
El Merum o vino puro era solo servido para honrar a los dioses.

En la Grecia antigua se hacia una curiosa distinción entre los vinos, aquel destinado al uso ritual y aquellos que no lo eran; la diferencia consistía en que el primero era un vino puro que por su gran calidad se bebía sin necesidad de agregarle miel, resinas o cualquier otro aditivo para mejorar su sabor, este vino se llamaba Merum que en latín significa “puro” o sin mezcla, mientras que el vino para el uso común, aquel que tenía que ser mezclado para tener un sabor más agradable era el “Vinum”.  El vocablo Vinum es el que se hizo famoso en toda Europa y llegó hasta nuestros días como “Vino”; mientras que la palabra Merum permaneció hasta hoy en su variante Itálica de Mjeru o Mieru solo en la Apulia lugar donde se cultiva y produce el Primitivo, lo cual nos hace pensar que a este y no a ningún otro se referían cuando los antiguos griegos y más tarde los romanos, hablaban de vino puro.

Con el pasar de los siglos, la uva primitivo que por aquel entonces era mayormente conocida como Zagarese, se difundió un poco por toda la Apulia y fue a finales del  700 d.C. que el sacerdote Francesco F. Indellicati de Gioia del Colle notó que entre las vides de su viña había una que maduraba antes que las demás y daba frutos más obscuros y dulces; separó esta vid llamándola Primaticcio” del latín Primativus por su maduración temprana, haciendo que el vino hecho a partir de ella llegará a nuestros días con el nombre de: Primitivo.

vino-primitivo

El último viaje histórico de la uva primitivo fue un viaje…de bodas; en 1881 la Condesa Sabini di Altamura, llevó como dote a su marido el Noble Tommaso Schiavoni algunos injertos de plantas del primitivo de Gioia del Colle y Schiavoni cultivó las vides a pocos kilometros de Manduria, zona que hoy es junto con Gioia del Colle una de las dos más  reprensentativas del Primitivo y hogar del Primitivo di Manduria dolce naturale D.O.C.G. un vino que durante años olvidando su prestigioso pasado como “Merum” fue utilizado para dar cuerpo, color y fragancia a varias etiquetas famosas sobre todo francesas que adolecian de la fuerza y el color de este.

Por más de 2000 años la uva primitivo creciendo y nutriendose de una tierra por la que han pasado conquistadores illirios, dalmatas, griegos, romanos, bizantinos, normandos, árabes, longobardos, franceses…  ha recojido sus sabores, sus epocas y lentamente, absorviendolas las ha amalgamado y recreado, haciéndolas suyas en este vino cosmopolita llamado Primitivo que hoy nos conquista a todos en cautivante y purpura revancha.

Salute!

siguenos en:
Facebook Twitter